15/5/08

Telma Ortiz pierde su cruzada contra los medios y deberá pagar 42.000 euros

No es que me haya interesado en absoluto la vida de Telma Ortiz en algún momento de mi vida, pero su demanda contra 50 medios de comunicación por el "acoso" al que le sometían sí es cierto que me ha despertado interés. Más que por el hecho en sí, por el peligroso precedente que podría haber supuesto que Telma Ortiz ganara este juicio.

El caso es que ella se escudaba en que no era un personaje público y todo lo que esto con lleva. Y es cierto, aunque igual de cierto es que en momentos puntuales ha hablado con los medios de algunos aspectos de su vida privada. Aún así, no me parece bien el espectacular acoso de la prensa rosa sobre algunos personajes.

Vale, no es un personaje público. La juez ha ordenado el pago por las costas del juicio perdido, que será de 42.000 euros que Telma deberá pagar. No viene mal recordar que la hermana de la princesa es miembro de una organización como es Médicos Sin Fronteras. ¿Podrá una persona llana, que no es un personaje público y que dedica su vida a dicha organización pagar sin problemas esa cantidad?

Esperemos que el uso de dinero público le parezca tan insoportable como el ser un personaje público. Esperemos.

6 comentarios:

carma dijo...

Pués la verdad, creo que Telma Ortiz debería de haber ganado el juicio. Deberían de respetar el que ella no quiera acoso mediático.
No creo que el uso de dinero público le vaya a causar remordimientos.

Guillermo Mirón dijo...

Estoy de acuerdo en que a ciertas personas y en ciertas situaciones no se debería realizar ese acoso por parte de los medios, como en este caso, pero no debemos olvidar que si llega a ganar el juicio hubiera sentado un precedente muy peligroso. ¿Dónde estaría el límite? ¿Quién te dice que si hubiese ganado, alguien que sí mereciese o debiese ser grabado no hubiese seguido sus pasos y hubiese vencido también?

Sería muy complicado marcar unos límites claros en ese sentido, creo que la polémica siempre va a existir respecto a ese tema.

Un saludo Carma!

Diego Zamora dijo...

Nadie que no lo desee merece ser grabado en su vida personal. Ni siquiera los que han comerciado con ella. Un vende su vida personal pero el trato se acaba en momento. No genera un nuevo derecho de información para siempre.

En mi opinión el derecho a la intimidad debe prevalecer. En particular el caso de Telma Ortiz es lacerante. A esta señora la esperan en la puerta de su casa y la atosigan con una falta total de respeto y educación, y de una manera sistemática. Es una indecencia.

Es una lástima que la demanda haya sido planteada de una manera un tanto equivocada. Una lástima.

Martín Bolívar dijo...

Muy bueno el comentario. Leo entrelíneas que Telma Ortiz utilizó su condición de hermana de la Princesa de Asturias para promocionar su trabajo en la ong. Y ahora protesta porque le hacen fotos en cualquier sitio.

Diego Zamora dijo...

Desconozco si utilizó el ser hermana de doña Letizia para progresar en la ONG, pero es irrelevante. Si lo hizo, que nadie lo sabe, está mal. Pero eso no genera el derecho a nadie a estar en su puerta esperándola en cualquier momento.

Siempre se puede encontrar una excusa para otorgarse un derecho. Ya puestos si sospechamos que alguien es, por poner un ejemplo, pues vamos y le robamos en su casa.

Este tipo de argumentos se dan pero son indecencias. La prensa rosa es, senciallamente, un trabajo indecente y dañino.

carma dijo...

Creo que están violando su intimidad, ella reclama el derecho a que no se informe sobre su vida privada. Es estupendo que nos informen sobre Telma Ortiz, pero sólo en actos oficiales y con otro tipo de prensa. La prensa rosa últimamente no conoce de límites y se debería haber establecido tal precedente, porque llegan a ser como auténticos moscardones, a parte de que muchos de estos informadores de la nueva y conocida como crónica social, no son ni siquiera periodistas o por lo menos no lo parecen. No pra de venirme a la cabeza María Patiño de la cual escuché eso de crónica social, aunque más bien es crónica basura.

Un saludo a ti tb. mi siempre amable Guillermo. Chao.