1/5/08

Última hora


Ese es el apartado invisible de los cibermedios almerienses. Tras pasar una hora desde que tuvo lugar y entre los medios digitales de Teleprensa.net, IDEAL y Elalmeria.es, tan sólo la versión digital de IDEAL se hacía eco en su portada del atentado ocurrido anoche en Euskadi.

Por su parte, todas las versiones digitales de los principales medios nacionales sí que recogían el acontecimiento a los pocos minutos, aunque siempre y como es lógico, por medio de agencias.

Otro detalle que nos deja la prensa de ayer, es que Público se ha convertido en el primer diario importante a nivel nacional y de la historia del periodismo español en dedicar una portada a un videojuego. En este caso a GTA 4. Enhorabuena. Personalmente me parece una decisión correcta; otros diarios extranjeros, como el Libération francés también colocaron al famoso juego en un lugar privilegiado del diario.

Para quien no haya tenido oportunidad de ojearlo, aquí van un par de enlaces interesantes. El primero es el del diario entero en formato pdf y el segundo, el de la muy acertada columna que Nacho Escolar realizó como director del periódico en el día de ayer.

6 comentarios:

irichc dijo...

Los videojuegos sólo pueden llamarse cultura en un sentido muy laxo y discutible, en tanto que recreo gratuito del espíritu. Si arte es aquello que se hace para ser admirado, los videojuegos son arte, indudablemente. Ahora bien, la cultura exige que lo que la integra sea socialmente transmisible, y el videojuego no cumple este requisito. No lo cumple porque no hay videojuegos "en sí", siendo cada uno de ellos un producto abierto a la interacción individualizada. Para entendernos, ninguna partida es la misma. Los elementos comunes a todas las partidas y apreciables por el jugador (gráficos, música, diálogos, etc.) no son el videojuego, sólo sus elementos constitutivos, que ni lo explican ni lo agotan.

Eso no quita que uno pueda divertirse muy legítimamente con videojuegos. Y con los toros. Y lanzando piedras a un lago. Pero de estos tres sólo uno es cultura, y está vetado en Público.

Guillermo Mirón dijo...

Realmente discutir sobre lo que es arte o no es tarea compleja. Según la RAE, arte puede ser la "manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros", entre otras ocho acepciones.

Bajo mi punto de vista, esta última es la acepción que más se acerca a mi concepto de 'arte' y puede coincidir con la creación de un videojuego, aunque no incluya la interactividad o el uso que haga de la obra el destinatario en la definición.

Lo bueno de los videojuegos (cultura según la RAE y desde luego, para toda mi generación y generaciones próximas), además, es que para hacer disfrutar a la gente no hay que sacrificar ni torturar a ningún animal o persona.

Un saludo.

irichc dijo...

Aunque en base a lo ya argumentado niego que el videojuego sea cultura, opino como tú que ésta, dada su dimensión ética y su ánimo de perdurabilidad, no puede estar más allá de la moral (cuestión aparte es que matar animales por placer estético sea aberrante, lo cual no acepto). Ahora bien, en este caso, ¿por qué Escolar, que en todo lo demás sigue la agenda del feminismo radical, promociona un juego que él mismo no duda en calificar como sexista? La ficción no es en absoluto una excusa. Yo como cristiano jamás avalaría ninguna manifestación artística que se burlase de la cruz.

Esta actitud hipócrita puede venir dada por la misma personalidad de Escolar, o bien por las exageraciones mojigatas de las feministas, o finalmente por el hecho de que al no ser cultura, el juego es puro entretenimiento inane y, por tanto, está más allá de la moral.

Guillermo Mirón dijo...

Hay que aclarar una cosa antes de nada: ¿De qué moral hablamos? La dada por los valores del cristianismo o hablamos de una hipotética moral universal, en el caso de que existiera?

Si hablamos de la primera, la cristiana, ésta es aplicable únicamente a los fieles de esta religión, por lo que Escolar no tiene por qué guiarse por ella en sus criterios ni ideas.

Volviendo al arte, objetivamente el 'videojuego' se puede calificar como arte, otra cosa es -y volvemos a lo mismo- los prejuicios o valores subjetivos que guien a cada uno a la hora de elaborar una definición de arte propia.

Un saludo y gracias por propiciar este sano debate, que siempre viene bien.

irichc dijo...

Hablo de cualquier moral que se tenga por tal, sea cristiana, budista o feminista. Pocas doctrinas hay que sean amorales, salvo quizá la que pregona la ideología de género, una especie de neofeminismo nihilista, o cualquiera de las utilitarias. Aun así ninguna de ellas se declarará amoral, por una cuestión de imagen. Pero divago, ya que éste no es el tema.

Es susceptible de ser considerado arte todo lo que no sea naturaleza, o mejor dicho, todo lo que la imite. Hay magníficas obras de arte (una sonata de Corelli) y las hay lamentables (una canción de Meteosat), si bien la condición de artístico no depende del grado ni, por consiguiente, del gusto.

El videojuego es arte, pero no es cultura. Tampoco sería cultura un cuadro que cambiase de una forma distinta cada vez que un espectador lo contemplara, por maravilloso que fuera ese cuadro en cada momento. No podría describirse algo así, resultaría imposible evaluarlo y darle un lugar estable en nuestra conciencia. La obra de arte es un producto cerrado, mientras que el videojuego está permanentemente abierto. Los patrones de la programación de un juego no son el juego, así como el itinerario de un viaje no es el viaje en sí.

Hasta aquí mi tesis principal. La subsiguiente es que, siendo la cultura vehículo de la moral, toda expresión artística que se substraiga a ella podrá escapar también al juicio de moralidad que subyace en la valoración de una obra. Y eso es peligroso, pues tiende a bestializarnos.

Rosen dijo...

Queridos: Nadie tiene la potestad de decidir qué es cultura y qué no. NADIE.No vamos a solucionar nosotros un debate que hasta me resulta absurdo mantener, por lo obvio de la respuesta. No obstante, si nos remitimos a la mera observación de la realidad histórico/social, en cultura (en su concepto AMPLIO, no elitista del término) se ha convertido todo aquello que ha dejado poso en los ciudadanos de este planeta y que les ayuda a reconocerse como colectivo, de ahí que: cultura es la gastronomía de un pueblo; cultura es la música que nos acompaña en nuestras vidas, cultura es una forma de expresión que puede llegar a ser sublime como el cine, cultura es la pintura, cultura es una corriente estética que marca tendencias en la expresión plástica de las ideas de una sociedad en un determinado momento; cultura es un video juego, que consigue unir a miles/millones de personas y experimentar sensaciones y aprender cada vez que se juega, porque como bien dices, Irchc, cada vez que se juega es una partida distinta: cada vez que he observado de cerca el Guernica he visto un cuadro distinto, cada vez que veo La Noche del Cazador veo una película nueva, cada vez que reescucho el réquiem de Mozart escucho una obra distinta, percibo cosas distintas, emociones reales y todas ellas dejan un poso en mí, una y otra vez. Es cultura. Es real, está entre nosotros y forma parte para siempre de nuestra sociedad. Que se lo digan a Clive BarKer: ha creado el vídeo juego Jerichó, como forma de redondear su increíble trayectoria como autor de libros, cómics, cine, y le faltaba esta nueva disciplina cultural, y ha hecho su deseo realidad, que ostenta el título con todas las de la ley, le pese a quien le pese.