22/12/07

No sólo de SGAE vive el canon

Poco se está hablando del canon que Europa ha impuesto a España con la intención de que el lector pague cierta cantidad de dinero cada vez que retira un libro de la biblioteca o bien, que sea la biblioteca (la institución que la sustenta) quien lo pague. Poco se ha hablado comparándolo con el polémico y no menos injusto canon que beneficia a la SGAE.

Éste, aunque no alimente las arcas de entidades privadas como en el caso del que acaba de confirmar el Congreso, supondría un fuerte revés para la lectura en nuestro país, que por cierto, está en uno de sus peores momentos con una escasez de lectores digna de un país tercermundista. Imaginad si cada vez que un chaval acudiese a su biblioteca para alquilar un libro (aunque suponga una dificultad extrema contemplar esta escena) tuviese que pagar cierta cantidad. Todavía menos jóvenes que ahora lo harían.


Si os apetece podéis firmar contra la propuesta de Bruselas o informaros más detenidamente en esta página y de paso ver el reportaje que CQC con su particular estilo realizó sobre el tema.


El canon está de moda, no hay duda sobre esto. Por algo nunca he sido de ir a la 'última tendencia'...


Por cierto, ya para terminar desearos muy buenas fiestas navideñas a todos y rogaros que perdonéis la ralentización en el ritmo de publicación del blog durante la Navidad.

3 comentarios:

Diego Zamora dijo...

Sin que sirva de precente, esta vez no estoy de acuerdo contigo. A mí no me parece mal que se paguen impuestos por un drecho que los autores tienen pero que la tecnología impide que ejerzan. Sin que sirva de precedente. ;)

puntoerogeno dijo...

Buenas. Pues yo si estoy de acuerdo contigo. El arte, desde mi punto de vista, abarca también el término "altruismo", y sino que se lo pregunten a todos esos bohemios que trabajan en cualquier mierda para costearse los materiales que les posibiliten realizar su arte… Yo (y te lo dice alguien que en sus ratos libres también da rienda suelta a la creatividad) pienso que el acceso debe ser un derecho y debe de facilitársele al ciudadano el cumplimiento de tal derecho, pues el artista no ve recompensado su trabajo con un fajo de billetes, sino con la sonrisa de quien lo admira. Un saludo.

P.D. Tengo ganas de leerme el libro que has puesto en la foto; he leído muy buenas críticas. Pásate por esta dirección, ya verás:

http://www.youtube.com/watch?v=5wbo97v8Gfs

Guillermo Mirón dijo...

Diego, no veo mal que se pague a sus autores por la obra, pero es que ese pago por derechos de autor ya se realiza previamente cuando se adquiere el libro, por lo que sería un doble impuesto absurdo, bajo mi punto de vista.

Lo que pasa Alejandro es que cada uno es libre de registrar los derechos de su obra que desee oportunos, habrá quien de verdad lo haga por amor al arte y no actue así y habrá quien sí. Todo es muy respetable... lo que me parece un frenazo a la cultura son iniciativas como estas.
Por cierto, muy curioso el video que has metido. Tiene unas risas a la vez que preocupa...


Un saludo a los dos!