2/5/08

Si no sientes, no entiendes o no padeces, no leas esta entrada

Estupefacto es como estoy tras leer la última noticia acerca de mi provincia aparecida en medios nacionales. El caso es que "supuestamente", un sacerdote de la catedral de Almería no dejó pasar a 12 niños que padecen síndrome de Down porque "ni sienten, ni entienden, ni padecen".

Lo más extraño es que cuando la responsable del grupo de jóvenes pidió la identificación a la persona que les prohibió el acceso, ésta no se identificó, y mucho menos como sacerdote. ¿En manos de quién está la entrada a una edificación tan importante como es la catedral almeriense? ¿Qué control o medidas de seguridad existen en dichos monumentos? Luego el Ayuntamiento se gasta millones y millones de euros en campañas para formentar el turismo e inventarse destinos turísticos. ¿Para qué, si los que ya existen y poseen un enorme valor histórico y cultural son menospreciados por las administraciones?

Bendito Ayuntamiento, bendita Diputación.

1 comentario:

Jose_ dijo...

Qué vergüenza, por favor! Algunas personas (por llamarlas de alguna forma) parece que cuando sienten que tienen poder en sus manos se les sube a la cabeza.
Y lo peor es que ese hombre seguirá haciendo lo mismo porque probablemente nadie lo quite de ahí.